martes, 20 de febrero de 2007

Tiros libres: Fred Weis

Los que me conocéis un poco ya sabéis acerca de mi "obsesión" en el trabajo de tiros libres. Me parece un trabajo fundamental para equipos y jugadores. Podéis recordar la serie de posts que al principio de este blog dediqué al entrenamiento de los tiros libres, llegando a la conclusión de que con dedicar un tiempo "digno" a su trabajo, la mejora puede ser importante.

Hace un par de semanas pude ver en directo el partido Etosa Alicante-Bilbao Basket, y una vez más observé los tremendos problemas del pivot titular del equipo vizcaino Fred Weis en este aspecto del juego. Sus estadísticas a lo largo de toda su carrera son muy significativas, con temporadas por debajo del 50% de acierto, y siempre por debajo de un mínimamente presentable 60%.

Verlo en directo, y más tarde en la revisión del partido grabado, hace que merezca un comentario y un breve análisis de los problemas más importantes de este jugador en esta faceta.

Vamos a ver algunas imágenes de dos lanzamientos de Weis en el partido citado, y a comentar algunos detalles que me parecen relevantes. Básicamente se refieren a las modificaciones que se aprecian en su gesto cuando comparamos ambos lanzamientos.

Esta es la primera clave del tiro libre. Si no hay una mecánica automatizada y que se repita, el objetivo de conseguir una fiabilidad media en el tiro, se torna imposible. Y no sólo eso, sino que el hecho de intentar entrenarlo es complicadísimo, ya que no hay una referencia inicial sobre la que trabajar. Por ello el primer objetivo al trabajar el tiro libre con un jugador, debe ser, en mi opinión, conseguir un gesto "base" y a partir de ahí, trabajar. Weis carece de ese gesto básico, y por ello es muy posible que haya generado grandes quebraderos de cabeza a los entrenadores que ha tenido a lo largo de su carrera.



Para comenzar, digamos que la posición inicial de ejecución es correcta. En ambos lanzamientos la posición inicial es la misma y no soy muy partidario de variarla, aunque el balón esté en las rodillas, no me parece suficientemente significativo para cambiarla, y pienso que hay otras cosas más relevantes. Es posible que si el balón se situara más arriba de inicio, la "cadena" de movimientos se simplificara, al reducir su recorrido, pero repito que más adelante hay cosas más importantes susceptibles de modificación.

El siguiente punto de referencia que tomo es el momento en el que las articulaciones del hombro y el codo se colocan en un ángulo de 90º, digamos que es la mitad del recorrido en el movimiento para el tiro. De nuevo vemos que no hay diferencias significativas en un tiro y otro, ni en brazos, ni en piernas, que están semiflexionadas y avanzando hacia la extensión. Hasta aquí, todo correcto.

Comienzan los problemas, graves, en la posición de salida del balón de la mano del jugador. En el primer lanzamiento la muñeca está flexionada mientras que en el segundo está extendida casi por completo. En el primer lanzamiento el ángulo brazo-tronco es mayor que en el segundo, ligeramente, pero mayor.

Y en la posición "final" del gesto las diferencias son ciertamente grandes entre un gesto y otro:

-la muñeca flexionada en el primero y extendida en el segundo.
-las piernas extendidas en el primero y una de ellas semiflexionada en el segundo
-los tobillos, extendidos en el primero y alternando extendido-flexionado en el segundo.

Sin entrar a valorar otros aspectos, repito que una de las claves en la ejecución de tareas consideradas "cerradas" (es decir, sin factores externos que las afecten) es la automatización y repetición de dichas tareas. Para conseguir ese objetivo, se pueden utilizar estrategias de trabajo, de las cuales la grabación del jugador en la realización del gesto, y el visionado del mismo me parece una de las más útiles. Ese sería un primer paso, para que el jugador identifique el problema. A partir de ahí, debería elegir un gesto que le resulte cómodo y que sea efectivo y repetir hasta automatizar. Hay mecanismos de entrenamiento psicológico, que pueden ayudar en este aspecto, la visualización, por ejemplo, pero esa es otra historia...
Publicar un comentario en la entrada