viernes, 5 de diciembre de 2008

Jugar Contra 2x1 En Poste Bajo

A principios de semana, en los comentarios a mi último post sobre la defensa de Unicaja contra Prkacin, Alvaro Martínez, autor de un interesante blog me preguntaba qué opciones podía haber para contrarrestar dicha defensa.

Por ello, cambiando los planes para hoy, voy a mostraros algunas opciones ofensivas que atacan o complican los dos contra uno al poste bajo.

Antes, y teniendo en cuenta la competición de la que estamos hablando, la Euroliga, y el nivel de profesionalización que tiene, llama la atención la sensación de sorpresa de Prkacin y su equipo ante los 2x1 constantes de Unicaja. Aito ha utilizado con frecuencia estas defensas contra jugadores interiores (recordemos la Final Four de la ULEB de la temporada pasada, en la que con el Joventut, anularon a Marc Gasol)

Pasando a lo que nos interesa, he elegido cuatro posibilidades que pueden resultar útiles a la hora de enfrentarte a este tipo de defensa.

Como vemos en los diagramas, la primera es muy sencilla, es más una cuestión de técnica individual, consistente en que el jugador sobre el que se hace el "trap" se aleje del mismo con un bote fuerte, que le abra el campo visual para buscar un buen pase. Si el resto de compañeros se muestran, el pase de salida se simplifica más aún, ya que generalmente la defensa colapsará la pintura.

El siguiente, un movimiento también sencillo que muchos equipos utilizan como parte de su "juego libre". El jugador exterior que da el pase al pívot bloquea indirecto sobre el siguiente exterior. La Cibona jugó así, pero con un importante error: el bloqueo era blando, no había una buena calidad en la ejecución de ese bloqueo, por lo que no se generaba una primera ventaja que es la que facilita todo el ataque después. Si conseguimos crear esa primera ventaja, el ataque ya tiene superioridad, en teoría clara, si invierte bien el balón de lado.

En la tercera, el pasador interior, en lugar de ir al lado contrario, que facilita el trabajo de las ayudas de la defensa, ocupa la esquina del lado del balón, donde sólo su propio defensor puede llegar (de esta manera, o hace el "trap" o defiende la esquina). Empezamos a añadir mucho movimiento además en el lado contrario, para complicar más la vida a la defensa. El dentro-fuera final es una opción muy interesante en cualquier caso.

Para acabar, el pasador se mantendrá tan alejado como pueda del pívot, creando espacios. Los otros tres jugadores trabajan sin balón, con bloqueos indirectos, cortes...

En cualquier caso, evidentemente, son cosas que hay que entrenar, conseguir un cierto grado de automatización, acostumbrar a los jugadores a reaccionar leyendo la defensa... No es cuestión de un entrenamiento o un comentario explicativo.

Espero que paséis un buen fin de semana.




Publicar un comentario en la entrada