miércoles, 29 de mayo de 2013

Contraataque (II): Pívots Corriendo

Click to read the post in English

Otro de los aspectos que buscamos, teniendo en cuenta el tipo de jugadores interiores con los que contábamos la temporada pasada (no muy grandes, sin una "presencia" destacable dentro de la zona) fue convertir esta desventaja en tamaño en uno de nuestros puntos fuertes desarrollando su capacidad de correr más que los pívots de los equipos contrarios. 

No sólo teníamos que cambiar su mentalidad, exigiendo muchos esfuerzos (que en ocasiones no iban a ser recompensados) sino también hacer un trabajo especifico para ocupar el espacio adecuado y finalizar el contraataque sin pérdidas de balón y sin cometer violaciones de pasos. Para ello el trabajo individual  que desarrollamos antes de los entrenamientos colectivos o en sesiones específicas, fue muy importante.

Por tanto, intentamos enlazar este trabajo con las ideas sobre las que hablamos en la anterior entrada, fundamentalmente el empleo de las calles laterales para crear el espacio disponible para que nuestros interiores corrieran.

Los grandes tenían que respetar tres sencillas reglas:

- Espera a asegurar el rebote.

- Una vez conseguido, corre. Calle central y directamente a la canasta (no a poste bajo, poste medio, sino directamente al aro) sin pedir el balón hasta estar en "área de finalización"

- Si recibes, acaba. Si no, ahora sí, ve a poste bajo - medio e intenta recibir de espaldas al aro. 

Nuestros exteriores necesitaban entender las diferentes capacidades de los pívots, especialmente para decidir el tipo de pase que les iban a dar (algunos tenían grandes problemas para recibir cualquier tipo de pase que no fuera un "lob", por ejemplo, o se sentían más cómodos con pases picados) De nuevo, el entrenamiento y las sesiones de vídeo mejoraron esta capacidad de nuestros exteriores para tomar decisiones en este sentido. 

Por encima de todo, lo que considero más importante es crear el hábito de correr en los jugadores grandes, y de darles el pase si están en buena posición en los pequeños. Con el entrenamiento, el feedback, y haciendo ver la recompensa (canastas fáciles) se acostumbraron a correr la mayoría de las ocasiones. 

Publicar un comentario