viernes, 13 de mayo de 2011

Play Off LEB Oro: Girona


Nota: debido a los problemas de Blogger durante la noche de ayer y hoy casi todo el día, este post ha entrado tarde, no así en Solobasket, donde lo habréis podido leer antes. Disculpas, como suele decirse, han sido cuestiones ajenas a mi voluntad.

Sobresaliente la temporada del Girona. Tras una liga regular a gran nivel (menudo comienzo, y vaya continuación incluso al llegar las bajas de dos de sus jugadores claves) están mostrando en los Play Off lo que es un Equipo con mayúsculas.

Sin dejar de lado el trabajo estratégico, táctico, de preparación de un Play Off, es fundamental la agresividad. Que un equipo quiera tocar todos los balones, quiera chocar, quiera saltar para robar un balón, quiera alejar el balón del aro, que los defensores cambien agresivos y no solo porque el entrenador les ha dicho que tienen que cambiar… Todo esto es clave. Es algo que define a un equipo. En mi opinión este Girona de Ricard Casas ha conseguido ser un equipo durísimo, ante cada baja, ante cada dificultad, da la sensación de que han conseguido una respuesta a partir de una filosofía de agresividad en el juego. Fijaos en el siguiente vídeo, esto, entre muchas cosas más, ha sido Girona en este Play Off.



La agresividad se ve también en su actitud a la hora de presionar. Girona defiende desde el primer segundo. En todo campo, sin ansiedad por robar el balón pero sin renunciar a ello, pero fundamentalmente “robando” algunos segundos cada vez a un equipo que si de por si no necesita muchos segundos para realizar sus ataques, pero al que durante cinco partidos han exigido concentración para llegar al campo ofensivo. De nuevo, aceptan alguna desventaja resultado de esa presión, o alguna falta señalada, pero marcan el nivel defensivo. Presentan credenciales, por así decirlo.



La defensa del juego en poste bajo (no sólo a los pívots, ya que al jugar bastante tiempo Ordín y Canals a la vez, Tenerife ha intentado postear con sus escoltas) ha sido fantástica, siguiendo con la línea de agresividad, trabajo colectivo… Aceptando que el rival, aún contra buenas defensas, va a anotar en ocasiones, así como asumiendo que vas a tener que hacer faltas, teniendo claro que contra jugadores de este nivel, el ataque siempre comienza con cierta ventaja… lo fundamental es tu filosofía, tu plan de juego, y Girona ha puesto muy alto el listón. El lado de ayuda ha estado muy atento para hacer 2x1 o simplemente para ayudar ante situaciones de desequilibrio, tanto los pequeños como los grandes, preparados para rotar cuando fuera necesario. Incluso desde el lado de balón, por agresividad, se ha colapsado la zona para conseguir que un 1x1 se convirtiera en un 1x2 o un 1x3. El trabajo con manos sobre el bote de los interiores incomoda muchísimo a los atacantes… Así han conseguido que el juego de Tenerife haya ido mucho más hacia fuera, más hacia el tiro, de lo que seguramente el equipo canario hubiera deseado. Vemos algunos detalles.



Las variantes defensivas que ha mostrado el equipo de Casas han creado problemas al casi siempre fluido ataque canario. Una zona 2-1-2 muy flexible, que en ocasiones acompaña cortes y se convierte en defensa individual. Sin estar dentro es complicado analizar todas sus normas, pero es evidente que ha sido un arma importante para Girona de cara a cambiar ritmos del ataque. En el quinto partido, Tenerife falló no menos de siete triples contra esa defensa zonal. Como dije con la defensa interior, conseguir que contra una zona el balón se mantenga más allá de 6’75 es un éxito.



El altísimo nivel al que se encuentran Pep Ortega y Nacho Ordín, como máximos exponentes a nivel individual, encaja en una estructura de equipo en el que las amenazas de Kedzo abriendo espacios y de Rost pudiendo aprovechar esos espacios en poste bajo (sin olvidar su amenaza exterior) En el vídeo, además, vemos alguna de las situaciones de ataque más utilizadas por el equipo catalán. Sencillas, claras, bien ejecutadas… Un rombo con una variante en la que un exterior bloquea para que el pívot reciba con ventaja por línea de fondo (Ortega) y una serie de bloqueos directos y mano a manos (para los exteriores en general, Ordín en particular) Ortega está finalizando en 1x1 de cara al aro con gran facilidad, anotando o sacando faltas. En poste bajo con ganchos con ambas manos, o tiros en suspensión alejándose del defensor, reboteando, agresivo atrás. Asumiendo, en una palabra, su responsabilidad en el equipo. Por su parte Ordín, con una fiabilidad en los tiros que asusta (tras bote, en estático, de tres, incluso desde muy lejos, de dos, penetrando…) que alcanzó su culmen en el tercer cuarto del quinto partido de la serie. Excelente.



Por cierto, que otro detalle de los catalanes, mostrando su trabajo de scouting y respondiendo brillantemente en la defensa de una situación muy parecida al rombo que veíamos para Ortega, es una cambio entre tres jugadores de forma que anulan la ventaja del bloqueo indirecto exterior – interior en línea de fondo (X3 sube con un pívot a poste alto, X5 queda en poste bajo tomando al atacante que recibe el bloqueo y X4 queda en el lado de ayuda defendiendo al atacante que puso el bloqueo indirecto). Lo vemos:



En los dos siguientes cortes de video vemos cómo el equipo de Girona está “de dulce”. En el primero de ellos, el balón entra, sale, hay un pase extra… para acabar con un triple de Rost (fundamental, además, Kedzo, repito, abriendo los espacios, complicando las ayudas incluso sin tocar el balón) En el siguiente corte, algo que a mi me parece muy significativo: acaba de salir a la cancha Álvaro Alarcón (con licencia, comprobadlo, de primera catalana, y que ha jugado en el Play Off minutos de exigencia, cumpliendo su rol) y en el saque de fondo, el balón le acaba llegando en la esquina para que sin ningún complejo lance de tres. Ya imagináis el resultado. Fijaos todo el banquillo en pié. Eso es dinámica de grupo positiva.



Hoy comienzan las semifinales… ¡No nos las podemos perder!
Publicar un comentario en la entrada