martes, 17 de marzo de 2009

NCAA: Jugadores Interiores - Greg Monroe

Clik to read the post in English

Tal como saben mis amigos de Twitter (por cierto, puedes seguirme allí) llevo un par de semanas viendo jóvenes jugadores interiores de la liga universitaria americana. Es interesante ver a las futuras estrellas de la NBA y a algunos que probablemente desarrollarán sus carreras en Europa si las cosas no les acaban de funcionar allí.

El primero que veremos, a quien por cierto, descubrí gracias al imprescindible blog del “Profe” Paniagua en su post del pasado día 2, es Greg Monroe, un ala – pívot de la Universidad de Georgetown a quien ya le han puesto (Draftexpress) la etiqueta de el mejor “freshman prospect” de America.

Según NBADraft estará un año más en la universidad, para presentarse al Draft de 2010.

Ello podría ser una sabia decisión para ganar algo de peso y mejorar su nivel defensivo contra jugadores más fuertes, la que probablemente es su mayor deficiencia a día de hoy (fijaos en las primeras imágenes del vídeo). Al margen de ello, Monroe tiene una gran envergadura y las manos muy grandes, además sabe usarlas, por lo que es capaz de robar muchos pases y de tocar muchos balones en defensa, lo que le convierte (además, con su capacidad para taponar y su agilidad) en un jugador importante defensivamente hablando. Por cierto, es un buen reboteador tanto defensivo como ofensivo.

En ataque, tiene algo que me parece fundamental para un jugador de su estatura, su posición, y su importancia dentro de su equipo: es un buen tirador de tiros libres, y al margen de su porcentaje (cerca del 70%) su mecánica es buena, lo que hará que esos porcentajes sólo puedan mejorar en el futuro. Está mejorando su juego en poste bajo (desarrollando un buen gancho con mano derecha, ya que es zurdo) pero donde realmente es letal, es jugando de cara desde el poste alto. Desde allí puede tirar, y especialmente puede poner el balón en el suelo con una gran facilidad, lo que unido a las variadas maneras de finalizar estas jugadas, hacen de Monroe una gran amenaza ofensiva. Para acabar, no hay más que verle correr el contraataque…

Publicar un comentario